LEY 2ª OPORTUNIDAD

¿Cómo funciona la ley de segunda oportunidad?

La ley de segunda oportunidad no es nueva pero aún es un poco desconocida en España. Es una ley que sirve para exonerar o cancelar deudas y desde hace relativamente poco en el tiempo, se emplea con regularidad en el resto de Europa.

Las medidas a tomar equivalen a los procesos de bancarrota de las empresas pero en esta ocasión también aplicado al ámbito personal y de los autónomos. Está regulada por la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social. En este enlace tendrás la posibilidad de ver el pdf de la Ley de Segunda Oportunidad, según se publicó en el BOE.

La Ley de segunda oportunidad es el proceso administrativo que permite entrar en concurso a un particular siempre que cumpla determinados requisitos. En otras palabras y para el común de los mortales, primero negociar la deuda con los acreedores como el banco y, en el supuesto de no lograr un acuerdo por ambas partes, pedir la total cancelación de la deuda generada al juez.

 

¿Qué puedes conseguir con la Ley de Segunda Oportunidad?

En primera instancia un acuerdo para el pago de la deuda, es decir, tener la posibilidad de renegociar la forma en la que vas a devolver el dinero pero siempre teniendo como valor principal que también necesitarás un dinero para tu día a día.

En caso de no alcanzar ningún tipo de acuerdo es cuando llegaríamos a la vía judicial donde podríamos obtener la cancelación o exoneración de la deuda.

 

¿Quienes pueden acogerse a ella?

Cualquier ciudadano particular y para autónomos. El nombre se debe a que la cancelación de la deuda permite empezar desde cero, de nuevo, ya que hasta el año 2015 estaban obligados a pagar las deudas con su patrimonio a como diera lugar y de manera ininterrumpida en el tiempo hasta saldarla.

 

¿Qué tipo de requisitos debo cumplir para la Ley de Segunda Oportunidad?

Para poder iniciar todo el proceso, deben cumplirse 2 requisitos especialmente:

  • 1- Acreditar que no se tiene patrimonio para hacer frente a las deudas o que éste ya se ha liquidado además, las deudas no podrán superar nunca los 5 millones de euros.
  • 2- La buena fe del deudor.

¿Qué es la buena fe del deudor?

Para tener la consideración de «deudor de buena fe» se deben cumplir de nuevo con otros requisitos:

  • Haber tratado de alcanzar un acuerdo con los acreedores antes de iniciar el concurso.
  • En el caso de los autónomos, no haber sido declarado culpable en el concurso de acreedores, es decir, demostrar que la situación no ha sido provocada por nosotros mismos. Para ello en el caso de los autónomos, deberá haber solicitado el concurso en los dos meses posteriores a detectar la insolvencia y pero en el caso de los ciudadanos particulares, esto es muy difícil de demostrar.
  • Los autónomos y emprendedores, no podrán haberse acogido a la Ley de Segunda Oportunidad en los 10 años anteriores.
  • Autónomos y particulares no pueden haber sido condenados por delitos contra el patrimonio, el orden socioeconómico, falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores que tuvieran a cargo en sus empresas.
  • Que en ningún caso hayan rechazado una oferta de empleo que se adecuada a sus competencias. No obstante, existe un grave problema en este punto pues esta ley no aclara qué condiciones deben cumplir estas "ofertas de empleo" ni la retribución asignada a ellas.

¿Cómo puedo acogerme a la Ley de Segunda Oportunidad?

Como ya hemos dicho antes, el primer paso es intentar alcanzar un acuerdo, ya sea con la empresa en cuestión, el banco o la entidad financiera correspondiente. Debemos tener en cuenta que esta medida debe ser siempre la última opción a tomar.

En el caso de que la negociación falle y no sea posible llegar a un acuerdo, es cuando podrías acogerte a la vía de la Ley de Segunda Oportunidad pero, no será un camino fácil, por eso debes acudir a los mejores profesionales.

 


¿Qué deudas puedo cancelar?

Debe quedarte claro que la Ley de Segunda Oportunidad NO ELIMINA TODAS LAS DEUDAS

Tampoco incluye las deudas contraídas con la Hacienda Pública y la Seguridad Social, ni se contabilizarán las posibles nuevas deudas que hayas podido contraer.

 

¿Y qué pasa con las HIPOTECAS?

La ley nos dice que quedan fuera de su aplicación las deudas con prenda e hipoteca, PERO esto no quiere decir que no se aplique a las hipotecas, ¿por qué?

Porque sí afecta a la cantidad restante por pagar del préstamo después de la ejecución hipotecaria. ¿Qué quiere decir esto?

Tomando la palabra de nuestra legislación española, si tras realizarse una subasta de tu casa el banco en cuestión (el que sea) no obtiene suficiente dinero como para saldar la hipoteca, seguirás debiendo dinero. Por ejemplo, si compraste tu casa por 150.000 euros, te ves inmerso en un problema de deuda, el banco te la quitará y si la subasta por 80.000 euros, todavía les deberás 70.000 euros.

Con la llegada de la Ley de Segunda Oportunidad se pone fin a esto, pudiendo cancelar el 100% de esta deuda aplicando lo que sería una dación en pago de facto.

 

¿Las deudas se cancelan para siempre?

Siendo sinceros contigo y aunque no lo creas, las deudas no desaparecen hasta pasados 5 años. No te asustes por esto, sólo quiere decir que el Estado se reserva 5 años para revisar el caso, pudiendo el acreedor o acreedores solicitar la revisión si entienden que se has obrado de, ¿mala fe? Sí.

Entienden la mala fe desde haber hecho algún tipo de fraude en los últimos 10 años hasta no haber aceptado un llamado «trabajo adecuado» para ti en los 4 años anteriores a que empezase todo este problema.

 

¿Quién te puede ayudar a acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad?

Si este es tu caso y necesitas ayuda, no dudes en ningún momento y ponte en contacto con FILEX-ABOGADOS, somos expertos en solucionar casos como este. La Ley de Segundad Oportunidad no es un misterio para nosotros. 

Pincha en el siguiente botón para contactar con nuestro equipo, no alargues este proceso más tiempo. No esperes más.